Skip to content

Quéee paiza, no hay brete allá mae?

septiembre 8, 2011

Este post está dedicado todos aquellos hombres y mujeres nicaraguenses que hemos salido del seno de nuestro hogar, para buscar mejores oportunidades de vida, mejores trabajos que no podemos encontrar en nuestra ciudad, o pueblo!!

Foto: aldia.crHe visto la triste realidad de muchos que nos ha tocado salir buscando unos dólares más migrando hacia el norte o hacia el sur.
-Son ya casi las 2 de la tarde, el bus pronto vendrá en Moyogalpa nos espera “Chico”, quien por la suma de mil quinientos pesos nos va a cruzar al otro lado y con sus contactos llegaremos a San José con la esperanza que en diciembre regresar con ropa nueva, zapatos y caramelos para los chavalos y los vecinos, y pasar un 24 y 31 de diciembre con unos cuantos pesos, pues para la gaseosa por lo menos; y de la plata que gane, mandarle a mi papa para que le dé mantenimieto al chaguite o para la siembra de frijoles para la comida-.

-No pues, yo solo voy porque debo un billete a un banquito y el cobrador de la moto viene todos los días a cobrarme, creo que en seis meses ya pago eso-.

Podría seguir llenando esta página con muchas historias de tanta gente que sale de Ometepe hacia Costa Rica; al ver ir y venir, pues un día me tocó salir a mi. Con una mochila en la espalda y unas cuantas “mudadas” pero mas que ropa, llevaba sueños e ilusiones de una oportunidad para conseguir un buen “pegue”.
Foto: Eco BlogAl llegar, que clima mas fresco el de San José pero para empezar, a tender una colchoneta en el piso el cual sería mi confortable camita por mucho tiempo. Al día siguiente a buscar “brete”, a como dicen los “ticos”; y de qué podría trabajar sin papeles, solo con el pasaporte.
Y para no canzar el cuento, me recorría a dirio las tiendas del centro de la ciudad, buscando un rótulo que dijera HAY VACANTES y poder empezar a ganar unos cuantos miles de Colones.
Ya me queda poca plata de la que traje, y aún no hallo trabajo; cansado de caminar, muchas veces me tocó sentarme en el parque a contemplar a los niños darle maíz a las palomitas.

Que decir de la comida, ya casi sin plata y sin trabajo, muchos almuerzos fueron solamente una taza de sopa Maggi y otras veces una taza de café en las cafeterías. Después de tantos dís sin trabajo, me buscaron para ir a cargar tejas, y ganar por lo menos para la comida; Y así pasaron tres largos meses, hasta que un día sábado recibí una llamada para ofrecerme trabajo en Managua, la cual gracias a Dios cambió mi vida para siempre; y es que unos días antes, uno hermanos cristianos me vieron sentado frente al edificio de Correos y se me acercaron, platicamos un rato y oraron por mi, para que Dios me diera un trabajo, y él escucha siempre.

Esa fue mi historia buscando trabajo en Costa Rica, y habrán muchas de éxito y otras no muy buenas, y muchos seguirán dejando su país, su pueblo, por buscar mejores oportunidades, unos regresamos y otros no.

Diez años despué,s, regresé, a San José pero no a buscar trabajo, sino a una convención, ya no me fuí en Transnica sino en Taca y por coincidencias de la vida; me tocó ir a cenar a un Restaurante en donde había trabajado descargando un furgón de tejas para entechar ese Mall,Itzcazú.

…Que paiza, no encotró brete mae!

Tomado de En Ometepe

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: