Skip to content

Bitácora de una aventura estudiantil

septiembre 17, 2011

Confieso que no soy muy bueno recordando fechas*, fechas importantes inclusive.  Pero más o menos en noviembre del año 1996, en la ciudad de Matagalpa, mis compañeros de quinto año de secundaria y yo celebrabamos nuestro último encuentro.  Estabamos a punto de recibir nuestros títulos de graduación como “Bachilleres en ciencias y letras”.

Una vez terminado este proceso de nuestras vidas, cada quién debería seguir su camino hacia la búsqueda de la educación superior universitaria.  Algunos guiados en base a los resultados del examen de aptitud y otros a estudiar la carrera elegida según las condiciones que se le presentaran en el momento.

Entonces, algunos tendrían que quedarse estudiando en una Universidad  local en Matagalpa o emigrar hacia  León y a otros nos tocó aventurarnos hacia la capital Managua.  La razón fundamental de la emigración a otras ciudades es que hay pocas universidades locales y las que hay, no que ofrecen el mismo pensum y calidad de enseñanza de la que se dice tienen las universidades de la capital y otras ciudades pricipales del país.  Además, existen menos oportunidades laborales en grandes empresas de comercialización, organismos e instituciones que se encuentran ubicadas generalmente en la capital.

Emigrar hacia la capital implicaría muchas cosas, entre ellas:

  • Elegir la Universidad
  • Revisar el presupuesto para la Universidad, en el caso que fuera privada
  • Realizar una visita de exploración, para encontrar un lugar donde alquilar durante los próximos 5 años
  • Revisar los costos de alquiler, alimentación y transporte
  • Prepararse para el cambio de clima, desde Matagalpa una ciudad fresca, hacia el calor de Managua
  • Prepararse psicológicamente a estar solo en una ciudad casi desconocida
  • Hacer la visita a la novia una vez por semana
  • Regresar solamente los fines de semanas a la ciudad de origen para ver a mamá y la familia

Sin embargo, ya que se dio la oportunidad tocó emprender la marcha y estudié cinco años  la carrera de Ingeniería de Sistemas Empresariales, en la Universidad Nacional de Ingeniería acá en la capital Managua.   Mi novia Olivia, también emigró  desde Matagalpa hacia Managua y estuvo viviendo donde su hermana mientras se graduaba con Licenciatura de Administración de Empresas, en la Universidad Nacional Autónonoma de Nicaragua.

Tuvimos la gracia de Dios de conseguir un excelente trabajo y emprendimos la aventura de adquirir una casa propia y casarnos.  Y así fue que inició nuestra aventura de vida, lejos de la ciudad que nos vio nacer.

Tomado del blog de Denis Iglesias

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: